30 pasos para bucear seguro


Contrariamente a lo que puede parecer, el buceo deportivo es considerado uno de los deportes más seguros que existen. Es uno de los pocos deportes en los que necesitas pasar diferentes exámenes para poder practicarlo ya que se requiere aprobar pruebas teóricas, prácticas y médicas. Además, para poder bucear, es necesaria la ayuda de alta tecnología destinada en gran medida a la seguridad y de alta fiabilidad lo que garantiza una tasa de accidentes realmente baja... y en la mayoría de los casos esos accidentes se deben a imprudencias y exceso de confianza por parte del buceador. Por si fuera poco, para bucear se exige contar con un seguro médico que cubre gastos derivados de posibles accidentes.





Una de las máximas del buceo es bucear siempre con tu compañero. Imagen de Marion Doss

En todo el mundo tan solo se reportan alrededor de 90 muertes anuales de buceadores. Tomando como referencia el Reino Unido que cuenta con mucho análisis en este sentido gracias a la BSAC,17 buceadores británicos murieron en 2012 en 314 accidentes frente a los 122 ciclistas que fallecieron en el mismo periodo. Un último dato, menos de 1.000 buzos en todo el mundo requieren terapia de recompresión cada año, cifra irrisoria si la comparamos con el casi 1 millón de buceadores que PADI certifica cada año.

Es verdad que pasarse 30 minutos a 20 metros de profundidad puede parecer peligroso para los no iniciados, pero los que ya han buceado saben que haciendo bien las cosas el riesgo es mínimo.

Aún así, cuando buceas te introduces en un mundo hostil donde te puedes ahogar o sufrir accidentes que pueden llegar a ser fatales de manera que la única manera de hacer del buceo un deporte seguro es siguiendo una serie de pasos que con el tiempo se convierten en rutina.

La mayoría de estos 30 consejos están más dirigidos a los que empiezan a bucear y los reforzamos constantemente bajo la formacion que impartimos en nuestros Cursos de Buceo, pero no está de más que le eches un vistazo aunque te hayas puesto 200 veces el regulador.


1. Nunca bucees solo

Esta es, posiblemente, la máxima del buceo: nunca bucees sin compañero, el buceo es un deporte de equipo. Es posible que hayas visto algún buceador, casi siempre fotosubs en entornos cerrados como parques marinos, que bucea solo. Sí, hay gente que lo hace, pero no es recomendable, y mucho menos para lo que empiezan a bucear. Ante cualquier imprevisto tendrías que apañártelas solo y, una situación que tu compañero podría arreglar en un momento y quedar como una anécdota, se puede convertir en un problema serio si no tienes ayuda.

Ni siendo una inmersión fácil, ni esta inmersión me la hago yo con los ojos cerrados. Nunca, bajo ninguna circunstancia deberías bucear solo.

2. Comprueba el equipo antes de entrar en el agua

En el curso de Open Water ya te habrán enseñado cómo ponerte el equipo y comprobar que todo funciona correctamente. Es algo que tienes que hacer en cada inmersión: verifica que el equipo de buceo de tu compañero está correctamente puesto y funciona y oblígale a que él compruebe el tuyo.En el buceo es básico el sistema de compañeros fuera y dentro del agua.




Tanto tú como tu compañero debéis comprobar que el equipo de buceo está perfectamente puesto antes de entrar en el agua. Imagen de Maritime Archaeology

3. No bucees si no te encuentras bien

No te preocupes por estropear el día a tu compañero o que se vayan al traste las ilusiones de esa inmersión increíble, hayas pagado el hotel, o creas que tiras el dinero. Tu cuerpo sabe más que tú de medicina deportiva y te dirá cuando no debes bucear, hazle caso. Hacer una inmersión sintiéndote mal puede hacerte odiar el buceo.

4. Bucead según el nivel del submarinista con menos experiencia

Si la titulación del buceador con menos experiencia dice que no puede bucear más allá de los 21 metros, ese es el máximo que debéis alcanzar, todo tiene un por qué. Si para bucear en cuevas se necesita una titulación especial no es para sacarte más dinero, es porque se necesitan conocimientos y experiencia extra para realizar las inmersiones de manera segura. No tengas prisa, aprende a bucear, y como en los videojuegos de nuestra infancia, desbloquea niveles con esfuerzo y dedicación.



Exacto, cientos de horas estudiando y miles buceando. Si quieres llegar a este nivel tendrás que dedicarle muchas horas. Imagen de Saspotato

5. Siempre juntos

Si la visibilidad es mala mantente a menos de 2 metros de tu compañero, si es buena máximo 5 metros. Si tienes algún problema con el aire verás que cinco metros se hacen muy largos.

6. No bucees si las condiciones del mar son malas

Si estando en la superficie ves que las condiciones del mar son malas, no bucees. Se pueden poner peor cuando estás abajo y complicarte demasiado las cosas.

7. Fíjate en el tiempo

Sobre todo si vas a coger un barco, asegúrate que tanto las condiciones climáticas como las corrientes son adecuadas para bucear y que estás equipado para, por ejemplo, hacer frente a fuertes corrientes.



Si vas a bucear en un lugar con fuertes corrientes asegúrate de que llevas un gancho de arrecife. Imagen de tobze

9. Si bebes no bucees. Si no has dormido no entres en el agua

El alcohol es uno de los mayores enemigos del buceador. Si has bebido o te pasaste la noche anterior y tienes resaca no se te ocurra meterte en el agua. El buceo requiere que todos tus sentidos estén alerta y eso también se debe aplicar al descanso. Si has dormido poco no te pongas el equipo, necesitarás estar en perfectas condiciones para bucear.

10. Planifica la inmersión

En inglés se suele decir ‘plan the dive, dive the plan’ (planifica la inmersión, bucea según la planificación), aplicable sobre todo si es una inmersión medianamente complicada o profunda. Nunca hay suficiente planificación y es vital para bucear con seguridad.

11. Bucea siempre con tu cuchillo

El cuchillo de buceo es necesario (y obligatorio en muchos sitios) cuando te metes bajo el agua. Asegúrate de llevarlo antes de entrar y de que está bien afilado y que no se caerá durante la inmersión.

12. Ten tu equipo a punto antes de un viaje

Al menos una semana antes del viaje revisa que todo tu equipo funcione correctamente, tengas pilas para tu linterna y ordenador y tu regulador haya pasado por el taller si hace tiempo que no lo revisas. Hay cosas que son difíciles de encontrar fuera de casa y a veces incluso en un barco destinado al buceo no pueden solucionar problemas de última hora.

13. Equípate según la temperatura del agua

Es importante que te fijes en la temperatura del agua en cada momento del año para saber qué tipo de traje de buceo llevarás. Los trajes secos los dejaremos para inmersiones con el agua a menos de 10ºC y a partir de ahí tu experiencia te dirá si debes usar uno de siete milímetros, de cinco con capucha (recuerda que por la cabeza se pierde mucho calor), de una o dos piezas, con o sin camiseta interior... Pasar frío o estar incómodo por el calor te puede complicar la inmersión.



No existe el frío cuando se está bien equipado para bucear. Imagen de sebastien.barre

14. Lleva siempre una boya deco

Muchos de los accidentes de buceo se producen por patrones de barco que no respetan a los buceadores golpes accidentales con embarcaciones y pueden ser ciertamente graves. Eres más frágil que el casco de la lancha, no esperes que sea el otro el que tenga cuidado. Lleva siempre una boya para señalizar dónde estás y, siempre que puedas y esté así planificado, trata de salir lo más cerca posible de tu barco.

15. No te pases comiendo, no pases hambre

Comer mucho antes de una inmersión hará que pierdas reflejos, estés más somnoliento y tengas peor capacidad de reacción ante un posible problema. Tampoco pases hambre, ten en cuenta quenecesitas estar en buenas condiciones físicas para practicar cualquier deporte y para poder bucear tienes que llevar tu equipo, aletear y si llegase el momento de tener que ayudar a tu compañero con cualquier os vendrá bien tener algo de fuerza.

16. Mira tu manómetro

Aunque te parezca increíble, muchos accidentes se deben a que los buceadores no se dan cuenta de que se han quedado sin aire. No te obsesiones con mirar constantemente el aire que te queda pero míralo de vez en cuando, avisa a tu compañero cuando llegues a la mitad de la botella y cuando alcances la reserva. Pregúntale de vez en cuando cuánto aire le queda. Sin aire no se puede bucear.

17. Apréndete las señales de buceo

Tiene mucho que ver con el consejo anterior ya que no saber la diferencia entre la señal de 100 y 50 bares puede suponer un serio problema. Pero además te servirán para saber identificar el problema ante una emergencia o decirle a tu compañero que, por ejemplo, te has quedado enganchado en una red.

18. Prueba el equipo de buceo nuevo en situaciones controladas

Si renuevas tu equipo de buceo, ya sea un nuevo regulador, jacket o una máscara de buceo,pruébalo en una inmersión sencilla y controlada. Tener un problema a partir de 10 metros, en una cueva o con descompresión puede suponer un serio peligro.

19. Hidrátate tras la inmersión

Y no me refiero solo a la cerveza. Bebe agua si el día es caluroso y tómate un té caliente si has pasado algo de frío. Sí, la cerveza de después también siempre que no vuelvas a bucear.

20. Mantente en forma

No hace falta que seas un super atleta para bucear, pero sí es conveniente que realices de vez en cuando ejercicio aeróbico. Andar, correr, montar en bicicleta, nadar, aerobic... Vas a practicar un deporte que requiere de cierta fuerza y resistencia. Si estás bien físicamente lo disfrutarás más.

21. Llega con tiempo

El buceo tiene que ser una actividad relajada, llegar con prisa, vestirte rápidamente y meterte en el agua corriendo no es bueno, sobre todo para los que están aprendiendo a bucear. Llega pronto al punto de inmersión, mira el mar (eso siempre relaja), charla con otros buceadores, pregunta a los que salen o van a entrar... todo ello te va a permitir estar más tranquilo y te dará tiempo para concentrarte en el buceo. Relájate y disfruta. Si además es una inmersión profunda o complicada tendrás tiempo de pensar en posibles soluciones si hay problemas y visualizar cómo solucionarlos.

22. Nunca mantengas la respiración cuando asciendas

Este es un consejo sobre todo para los Open, los que ya llevan varias inmersiones ya lo saben (o deberían), y es otro de los aspectos vitales en el buceo. Cuando estés ascendiendo no contengas nunca la respiración ya que la presión desciende y el volumen del aire en tus pulmones crece, con lo que si no lo expulsas sufrirás sobreexpansión pulmonar y graves daños físicos.

23. Hazte visible en el agua

No está de más llevar algún elemento bien visible extra en tu equipo como en la tira de la máscara, en el jacket o en las aletas. Cualquier elemento fluorescente te hará más visible en una situación de poca visibilidad y te ayudará a reunirte con tu compañero si os perdéis.



Si el buceador más cercano al pecio no llevase elementos fluorescentes sería casi invisible. Imagen de Marion Doss

24. Deben saber que has ido a bucear

Sobre todo si te vas a meter en un barco, dile a un familiar o un conocido que vas a bucear, a qué hora piensas meterte y cuándo crees que vas a salir. Este consejo se ha convertido en paranoia en muchos buceadores después de ver la película Open Water.

25. Huye del pánico

Durante una inmersión pueden darse pequeños problemas que el pánico los convierte en problemas graves. Ante cualquier incidencia lo principal es actuar con serenidad para que la tranquilidad nos permita pensar y solucionar el problema. Desde gastar el aire hasta quedar enredado son situaciones que pasan más a menudo de lo que pueda parecer, si en esos momentos actuamos con tranquilidad serán solo una anécdota.

26. No vueles hasta pasadas 24 horas después de tu última inmersión

Aunque hayan pasado 12 horas tras una inmersión que no ha necesitado parada de descompresión se podría volar, es recomendable dejar pasar 24 horas desde tu última inmersión y elimines naturalmente el nitrógeno residual antes de subir a un avión.

27. No dudes en ir al médico si te sientes mal

Si tras la inmersión sientes náuseas, dolores de cabeza o fuerte malestar no dudes en ir al médico y que te hagan una pequeña revisión.

28. No te presiones a ti mismo

Si no te ves capacitado para meterte en un túnel, te da miedo bucear en esa cueva o no te ves capacitado para acceder a un pecio, no lo hagas. No te sientas presionado por el grupo y bucea según tus características y confianza. Y si el divemaster, sabiendo de tu titulación, decide llevarte más allá de tu nivel, denúncialo a la federación que pertenezca, estarás haciendo un favor a los otros buceadores.



No entres donde no debes. Imagen de Brook Ward a la entrada de un cenote

29. No lo confíes todo a tu compañero

Aunque parezca una contradicción con el sistema de compañeros, ten en cuenta que es posible que en algún momento en tus muchas inmersiones te encuentres solo bajo el agua y tengas que solucionar cualquier problema por ti mismo (calambres, dolor en los oidos por la compensación, pérdida de la máscara o de una aleta...). Prepárate para ayudarte a ti mismo, no confíes en que tu compañero pueda solucionar todos los problemas. Estudia, practica y prepárate por si en algún momento tienes que socorrerte a ti mismo.

30. Al mar le das igual

El último paso para que bucees seguro es darte cuenta de que debajo del agua eres insignificante, estás en un entorno hostil, eres muy frágil. El mar es precioso pero también es cruel, tú eres el único que puede preocuparse por tu propia seguridad, si no lo respetas puede hacerte daño.

Fuente: Fordivers.com
0