Beber y Bucear: ¿es seguro?

Médicos de DAN responden a sus preguntas acerca de medicina del buceo


En mis vacaciones de buceo, con frecuencia tomamos unas cervezas o cócteles después de bucear. Algunos compañeros sugieren bebidas alcohólicas incluso entre los buceos — ¿es una mala idea?

En pocas palabras, el alcohol y el buceo no son compatibles. El alcohol causa depresión en el sistema nervioso central, causando el deterioro en la capacidad de discernimiento y reduce el tiempo de reacción y coordinación. A menudo el individuo ni siquiera es consciente del grado de deterioro.

En el examen en más de 15 estudios sobre los efectos del alcohol sobre el rendimiento se comprobó que el alcohol estuvo relacionado en aproximadamente el 50 por ciento de todos los accidentes en las personas en edad legal para beber. En el libro Diving and Subaquatic Medicine (Buceo y Medicina Subacuática, de Edmond Cc, et al. 2002) los autores señalan que el alcohol se asocia hasta un máximo del 80 por ciento de todos los ahogamientos en adultos masculinos.

Lleva un tiempo para que el alcohol se metabolice y desaparezcan sus efectos. M. W. Perrine y sus colegas estudiaron un grupo de buceadores experimentados y el impacto del consumo de alcohol en su desempeño. Su investigación comprobó que la capacidad de llevar a cabo habilidades en una inmersión estuvo significativamente comprometida con una concentración de alcohol en sangre (alcoholemia, o BAC) del 0.04 por ciento, lo que puede ser alcanzado por un hombre de unos 80 kilos (aprox 180 lb), que consume una lata de cerveza (340 ml) en una hora con el estómago vacío. El estudio también afirmó que, incluso, un nivel bajo de alcohol en sangre puede reducir la comprensión de la situación y las inhibiciones protectoras.

Un consumo reciente de alcohol (junto con el mareo, diarrea del viajero, excesiva sudoración, diuréticos y el aire del avión) es una causa potencial de deshidratación en los buceadores. La deshidratación, particularmente cuando es severa, es un factor potencial de riesgo en la enfermedad descompresiva (EDC). El bucear también puede contribuir a la pérdida de fluidos a través de la respiración de aire seco y la diuresis causada por la inmersión y el frío. Algunos de los síntomas de la deshidratación, tales como la fatiga o la somnolencia, pueden imitar a la enfermedad descompresiva (EDC), dando lugar a una posible confusión en el diagnóstico diferencial.

La ingestión de alcohol también puede aumentar los efectos de la narcosis de nitrógeno. Debido a la disminución de las habilidades para resolver problemas, elevados niveles de alcohol en sangre (BAC) junto con una potencial deshidratación y sumado a los conocidos efectos narcóticos del nitrógeno, la sumatoria de todos estos efectos pueden dar como resultado accidentes que de otro modo podrían ser perfectamente evitables.

Muchos buceadores disfrutarían de una cerveza fría, pero bucear y beber pueden tornan una actividad segura en una pesadilla para el buceador y para todos aquellos que están afectados en el rescate o la fatalidad. Piense dos veces antes de combinar alcohol y buceo.
0